Vivencias día Piraguas

Recuerdos de toda una vida en la Fiesta de las Piraguas

Recuerdos de toda una vida en la Fiesta de las Piraguas Los Cauces

La Fiesta de las Piraguas en Asturias

La “Fiesta les Piragües” como decimos aquí en Asturias, tiene un significado especial para los que somos de aquí de la zona del Sella, y vivimos desde pequeños esta fiesta, ya que es una celebración especial, en la que se une deporte y fiesta.

Pero bien, como iba diciendo, esta Fiesta es especial para gente como yo que somos de aquí, o lo fue toda la vida, ¿por qué?…

Vivencias del Descenso Internacional del Sella siendo un niño

Comencemos remontándonos al sábado 8 de agosto del año 1970…por aquel entonces, el que suscribe estas líneas, estaba cercano a cumplir los 3 años. Recuerdo que aquella mañana, había más gente de lo normal en casa, familiares y otras personas que yo no conocía…si tengo muy claro que aquella mañana hasta el final, no vi a mi madre, no me dejaban entrar en la habitación; me decían que estaba un poco enferma. Lo que si recuerdo es que yo percibía que algo distinto pasaba o iba a pasar. Así las cosas, mi padre me cogió de la mano y me dijo que nos íbamos a asomar a la ventana para ver el “desfile”. Y…¿que era aquello del desfile? ¡yo no tenía ni idea! pero el caso es que mi padre y yo nos asomamos a la ventana, y lo que ví entonces, fue a mucha gente bailando, cantando, disfrazados, había muñecos muy grandes (muy altos) bailando por la calle, y también vi a los que me dijo mi padre que eran los piragüistas. Ellos, iban vestidos con pantalón muy corto y llevaban unos palos largos apoyadas sobre el hombro (eran los remos). Eso sí, había mucho ruido, y de repente todo el mundo se fue corriendo, y sonó un estruendo muy grande. Era un cañonazo, y mi padre me dijo: “es la salida de les piragües”. En fin, que allí estuvimos, asomados a la ventana un rato muy grande, hasta que de repente, alquien que no recuerdo bien quien era, entró en la habitación en que estábamos y anunció que había nacido un hermanito, mi hermano. Este es el primer recuerdo que yo tengo de la Fiesta de las Piraguas, y a partir de ahí, más cosas.

Este vídeo que veis aquí es del año 1968 (dos años antes) pero ilustra bien lo que cuento, así os podréis dar una idea de lo que era esta importante celebración en aquella época…

Desde entonces, esperaba con expectación todos los años el día de la Fiesta de las Piraguas, el cañonazo que daba la salida, y todo lo demás. Tengo una anécdota de la que también me acuerdo; fijaos, al año siguiente o al otro, no recuerdo bien, llovía, y se comentaba que iba a venir en su avioneta un vecino de Arriondas que había estado en Alemania y que había aprendido a pilotar, y se decía que iba a pasar por debajo del puente de Arriondas, lugar en que se daba la salida y que a día de hoy aún sigue siendo el mismo. Finalmente, después de tanta expectación, efectivamente vino y lo hizo, haciendo el delirio de la gente que estaba en los alrededores.

A partir de esos años, ya con 6 ó 7 recuerdo que me llevaban mis padres a ver la salida, veíamos el desfile y luego corriendo íbamos al “barcu” barrio de arriondas que está justo al lado del río y en el que hay un muro con escaleras por las que se baja al pedrero a orillas del río donde se ve la salida, actualmente sofisticada, con respecto a aquellos años, fijaos:

Se ve el muro del que hablo, en frente, y a la izquierda, cerca del puente, era donde se situaba el cañón que daba la salida al descenso. La perspectiva en este caso es desde la piragua de uno de los competidores de hace dos años; la salida sencillamente es, ¡impresionante!

Vivir la Fiesta de las Piraguas

Pero sigamos con el tema que nos ocupa…a medida que pasaron los años, recuerdo que hacíamos lo mismo mientras era un niño; ver los desfiles desde casa y luego ir corriendo hacia la zona del “barcu” para ver la salida, una vez vista, solíamos ir a la Playa de Vega, o a la de Ribadesella por la carretera que transita por Collía, Alto de las Coronas y Calabrez.

Pasaron los años y cuando era ya un chavalete, con 16, 17 y 18 años, disfrutábamos (mis amigos y amigas) de la noche anterior en Arriondas, salíamos a divertirnos, y formar parte del ambiente que había durante toda la noche; participábamos en el desfile, y luego nos íbamos a ver la salida y seguíamos celebrando en Arriondas viendo la carrera en los bares. Por la tarde ya nos ibamos de fiesta a Ribadesella. También hubo veces que nos fuimos en coche siguiendo el descenso internacional, en la caravana de coches y motos que sale desde Arriondas justo después de que se da la salida al Descenso Internacional. Estos eran tiempos jóvenes…eran tiempos del disfrute y diversión total.

Años hacia adelante, en mi primer año después de terminar mis estudios en Oviedo, también me tocó ver el Descenso del Sella desde otra perspectiva, que fue trabajando en un bar toda la tarde del viernes y la noche hasta el sábado a las 3 de la tarde aproximadamente. Eran otros años…y de todas las experiencias se aprende, tanto de pasarlo bien, como de momentos en que lo pasas mal, pues todo te vale en la vida.

En fin, después de esta experiencia, meses más tarde, cuando ya abandoné este trabajo, disfruté varios años de la fiesta con mi novia en aquella época, mi mujer hoy en día, ibamos con nuestros amigos y amigas, y fue volver a sacar la espinita clavada de el año que me tocó trabajar en la Fiesta de las Piraguas, así que de fiesta toda la tarde noche del viernes al sábado, el día del descenso por la mañana hasta la salida, y luego recuerdo años de irnos a la playa a Llanes porque en Ribadesella con tanta gente no podíamos ni entrar; lo hacíamos a la vuelta para cenar algo allí y ver lo que había.

Con el pasar de los años, hemos llevado a nuestra hija que tiene 9 años, varias veces, a que conociese y luego disfrutase del evento, a la vez que nosotros pudiésemos disfrutar con ella de la fiesta, ya que en unos años, se divertirá de una forma totalmente diferente, tal y como lo hicimos los demás anteriormente.

Al igual que yo tengo estos recuerdos de toda una vida, no son recuerdos singulares; a ver…en mi caso si cuando era pequeño el hecho del nacimiento de mi hermano, se quedó grabado para siempre y es distinto, pero lo que trato de transmitir, es que todos los vecinos de Arriondas tienen recuerdos del Descenso Internacional del Sella de toda su vida.

¿Os parecen los que os describo, argumentos suficientes para justificar que la Fiesta de las Piraguas supone algo especial para nosotros?

Para finalizar, solo me queda deciros que vengáis alguna vez al Descenso Internacional del Sella, y espero que lo hagáis y bajéis en canoa que es superdivertido, y os hará impregnaros de este espíritu tan especial que a todos los vecinos de la comarca en particular, y a todos los asturianos en general, llevamos dentro de nosotros.

Si queréis realizar el Descenso del Sella en canoa, podéis reservar aquí para hacerlo el día de la Fiesta de las Piraguas

Si queréis realizar el Descenso del Sella en canoa cualquier otro día podéis hacer la reserva aquí.